viernes, 18 de enero de 2019

Osteoporosis

Aproximadamente 2.000.000 de mujeres y 1.000.000 de hombres están afectados por la osteoporosis según los datos del Estudio de prevalencia de las enfermedades reumáticas en España (Episer) realizado por la Sociedad Española de Reumatología (SER). Esta enfermedad frecuente no provoca dolor, pero sí origina problemas, especialmente a partir de los 50 años, edad en la que el 25 por ciento de las mujeres y el 10 por ciento de los hombres desarrollan osteoporosis.
Las fracturas son el principal impedimento en la calidad de vida el paciente y los expertos indican que mejorar su día a día es responsabilidad de los afectados: tienen que conocer la enfermedad, mejorar su alimentación y realizar pequeños ajustes en su rutina. El ejercicio físico es uno de esos cambios que deben introducir. Cambios que tienen que ir más allá de crear una nueva rutina: es el momento de crear un hábito de vida.
¿Puede un paciente con osteoporosis realizar deporte? Sí, pero con matices. “Necesitamos que el hueso esté vivo y se mueva. Es necesario que la persona realice movimientos y que haya algo de impacto articular, como por ejemplo, el que se produce al caminar”, recomienda Juan Muñoz Ortego, secretario del Grupo de Trabajo de Enfermedades Metabólicas Óseas de la SER (Osteoser) y reumatólogo del Centro Médico Teknon de Barcelona, quien explica que las personas con mucha osteoporosis no tienen que hacer nunca ningún tipo de ejercicio físico brusco o agresivo ya que corren el riesgo de que haya alguna fractura. “Lo que nosotros siempre recomendamos es caminar porque no supone un ejercicio de alto impacto y permite que las articulaciones y el hueso se vayan moviendo”.

Ejercicios permitidos y prohibidos

Entre los deportes que Muñoz Ortega insiste en evitar destaca aquellos que tienen alto impacto, como podrían ser correr o saltar. Además, si hay osteoporosis realmente establecida bajo ningún concepto podrán realizar ejercicios de levantar pesas o con movimientos bruscos que impliquen movimientos de la columna vertebral agresivos, porque entonces se puede producir la fractura.
Respecto a otros deportes como la natación, el portavoz de la SER indica que están recomendados para tener la musculatura tonificada, ya que los músculos son los que aguantan propiamente los huesos, pero no ayuda especialmente en el tratamiento de la enfermedad porque no se produce ese pequeño impacto físico que se logra al caminar y que propicia que el hueso se regenere.

Por otro lado, el especialista recomienda ejercicios que ayuden a mejorar equilibrio. “Si evitamos que se caigan tendrán menos riesgo de tener fracturas. Es muy importante que los pacientes con osteoporosis tengan la musculatura tonificada. El tai chí, por ejemplo favorece que el eje esté bien centrado”.
Respecto a la preparación antes de realizar un ejercicio, el experto indica que lo importante es saber qué grado tiene de osteoporosis y qué riesgo de fractura existe. En base a eso el reumatólogo indicará que tipo de actividad física puede realizar.
“Para conseguir formar un hábito de vida es importante buscar actividades que resulten satisfactorias y agradecidas porque nadie se pone a realizar una actividad física si no tiene un feedback positivo o no encuentra ningún signo atractivo”, concluye Muñoz Ortego.
Resultado de imagen de fotos de personas con osteoporosis

martes, 15 de enero de 2019

China pisa la cara oculta de la luna


En plena expansión de su programa espacial, China ha logrado algo inaudito: posar una nave sobre la cara oculta de la Luna y teledirigir desde la Tierra un todoterreno que, durante un tiempo, estudiará el suelo y el relieve de la zona en busca de datos sobre el origen y la evolución del satélite. 

La cara que nunca vemos del satélite es muy diferente a la que podemos ver, con muchos más cráteres y, aparentemente, con una composición distinta. Según los científicos, esta investigación podría ayudar a descubrir importantes datos sobre la formación del sistema solar.

En la misma línea, la NASA ha logrado llegar hasta la frontera del sistema solar y, hace sólo unos días, una de sus sondas alcanzó Ultima Thule, un asteroide con forma de cacahuete que es el cuerpo celeste más lejano jamás explorado. Esta semana Pronto te lleva a las estrellas. ¿Te apuntas?

Cómo conservar patatas peladas

La patata no es española, proviene de Sudaméricade la cordillera de los Andes. Pero la trajeron a este continente los españoles y los ingleses, y parece que en principio en Europa se utilizaba la planta como una planta ornamental. La patata es la solanum tuberosum y los tallos subterráneos son los que al final dan lugar al tubérculo que se inflan y se hinchan y dan lugar a la patata.
Cuando nos han sobrado patatas y están peladas, si las metemos en la nevera sin más, se nos van a estropear al día siguiente. Lo mejor es agua fría, metemos en ella las patatas y se pueden conservar así, pero para tener más seguridad, echamos un poco de zumo de limón y conservaremos mucho mejor la patata en la nevera. Si queréis las tapáis con un poco de film trasparente y sino con agua bien fría en la nevera os aguantará másTampoco es recomendable tenerla mucho tiempo en el agua porque absorben y a la hora de cocinarlas sueltan el agua.


Resultado de imagen de fotos de patatas peladas

domingo, 13 de enero de 2019

Esta semana, y con motivo del 81º cumpleaños de Juan Carlos I, nuestro colaborador, Jaime Peñafiel, nos habla del curioso nacimiento de un rey ochomesino... y «feo, feo», que es como le definió su madre, María de las Mercedes, al verlo por primera vez.

Juan Carlos de Borbón nació, al igual que sus hermanas, en el exilio italiano de Roma un mes antes de lo previsto. Precisamente, a causa de este adelanto, su padre, Juan de Borbón, no estaba en casa, sino de cacería, cuando su esposa dio a luz.

Aquello dio lugar a una divertidísima anécdota. Y es que, según cuenta el escritor británico Paul Preston, «Alfonso XIII, que había llegado antes que su hijo a la clínica, le gastó una broma, recibiendo a don Juan con un bebé chino en los brazos, hijo de una secretaria de la embajada china, nacido en la habitación contigua. El conde de Barcelona supo de inmediato que ese no era su hijo, pero, cuando vio al suyo, confesó posteriormente que, por un instante, casi habría preferido al bebé chino».

En eso coincidían marido y mujer, porque, tal y como explica Peñafiel, «a doña María de las Mercedes, a diferencia de otras mujeres recién paridas, no le pareció precisamente que su bebé fuera la criatura más bonita del mundo». Siempre decía, sonriendo, que «el pobre nació ochomesino y tenía los ojos saltones. Era feo, feo, ¡como un dolor! ¡Era horrible! Menos mal que enseguida se arregló».

Problemas estomacales

Algunos excelentes remedios caseros para el dolor de estómago son comer hojas de lechuga o comer un pedazo de papa cruda, ya que estos alimentos poseen propiedades que calman el estómago, aliviando el dolor rápidamente.
Estos remedios naturales pueden ser consumidos por personas de todas las edades, incluyendo las embarazadas, ya no tienen ningún tipo de contraindicación médica. Sin embargo, si los síntomas persisten es importante marcar una consulta con el gastroenterólogo, para identificar la causa del problema e iniciar el tratamiento adecuado.
Un buen remedio casero para le dolor de estómago es tomar té de lechuga todos los días, gracias a que sus hojas son un antiácido natural.
Ingredientes
  • 80g de lechuga;
  • 1 litro de agua
Modo de preparación
Para preparar este té junte todos los ingredientes en una olla y deje hervir alrededor de 5 minutos, luego déjelo reposar tapado por 10 minutos, y a continuación debe ser colado. Este té puede ser bebido 4 veces por día, tanto en ayunas como entre las comidas
Un excelente tratamiento casero para el dolor de estómago es el té de artemisa debido a sus propiedades digestivas, calmantes y diuréticas.
Ingredientes:
  • 10 a 15 hojas de artemisa;
  • 1 taza de agua hirviendo.
Modo de preparación
Agregue las hojas de artemisa en la taza de agua hirviendo y deje enfriar durante 15 minutos, tiempo suficiente para que esté tibio el té. Tomar una taza de té 2 a 3 veces por día.
El té de diente de león es una buena opción para el estómago ya que es antiinflamatorio, diurético y estimulante del apetito.
Ingredientes
  • 1 cucharada de hojas secas de diente de león;
  • 1 taza de agua hirviendo.
Modo de preparación
Coloque los ingredientes en una taza, deje reposar por 10 minutos y beba a seguir. 
Además de las opciones nombradas anteriormente también puede beber té de Zacate, Filipendula ulmaria o de Lúpulo, estas son otras opciones que sirven como remedios caseros y que pueden ser utilizados para tratar el dolor.
El dolor de estómago puede ser causado por la mala alimentación, problemas emocionales o por la ingestión de algún medicamento por muchos días seguidos, como es en el caso de los antiinflamatorios, los cuales se recomiendan ingerirlos junto a las comidas para disminuir las probabilidades de que aparezca el dolor de barriga

Tratamiento para el dolor de estómago

Para el tratamiento del dolor de estómago se aconseja:
  • Tomar medicamentos como Ranitidina, Buscopan u Omeprazol, bajo indicación médica;
  • No consumir bebidas alcohólicas y refrescos;
  • Seguir una dieta rica en legumbres cocidas, frutas no cítricas, verduras, vegetales y carnes magras cocidas.
Hacer algún tipo de actividad física con regularidad también es una buena forma de relajarse, liberar la tensión y las emociones, evitando así dolores estomacales de origen emocional.
Como algunas posibles causas de dolor de estómago son: gastritis, mala alimentación, nerviosismo, ansiedad, estrés, presencia de la H. Pylori en el estómago o la bulimia, todas estas situaciones deben ser debidamente tratadas para ayudar a combatir los dolores estomacales.
Vea qué debe comer para evitar irritar el es
Resultado de imagen de fotos de personas con dolor de estomago

Juan Carlos 1 el Rey ochomesino


pr2436 OPAC JUAN CARLOS006
Esta semana, y con motivo del 81º cumpleaños de Juan Carlos I, nuestro colaborador, Jaime Peñafiel, nos habla del curioso nacimiento de un rey ochomesino... y «feo, feo», que es como le definió su madre, María de las Mercedes, al verlo por primera vez.

Juan Carlos de Borbón nació, al igual que sus hermanas, en el exilio italiano de Roma un mes antes de lo previsto. Precisamente, a causa de este adelanto, su padre, Juan de Borbón, no estaba en casa, sino de cacería, cuando su esposa dio a luz.

Aquello dio lugar a una divertidísima anécdota. Y es que, según cuenta el escritor británico Paul Preston, «Alfonso XIII, que había llegado antes que su hijo a la clínica, le gastó una broma, recibiendo a don Juan con un bebé chino en los brazos, hijo de una secretaria de la embajada china, nacido en la habitación contigua. El conde de Barcelona supo de inmediato que ese no era su hijo, pero, cuando vio al suyo, confesó posteriormente que, por un instante, casi habría preferido al bebé chino».

En eso coincidían marido y mujer, porque, tal y como explica Peñafiel, «a doña María de las Mercedes, a diferencia de otras mujeres recién paridas, no le pareció precisamente que su bebé fuera la criatura más bonita del mundo». Siempre decía, sonriendo, que «el pobre nació ochomesino y tenía los ojos saltones. Era feo, feo, ¡como un dolor! ¡Era horrible! Menos mal que enseguida se arregló».
Esta semana, y con motivo del 81º cumpleaños de Juan Carlos I, nuestro colaborador, Jaime Peñafiel, nos habla del curioso nacimiento de un rey ochomesino... y «feo, feo», que es como le definió su madre, María de las Mercedes, al verlo por primera vez.

Juan Carlos de Borbón nació, al igual que sus hermanas, en el exilio italiano de Roma un mes antes de lo previsto. Precisamente, a causa de este adelanto, su padre, Juan de Borbón, no estaba en casa, sino de cacería, cuando su esposa dio a luz.

Aquello dio lugar a una divertidísima anécdota. Y es que, según cuenta el escritor británico Paul Preston, «Alfonso XIII, que había llegado antes que su hijo a la clínica, le gastó una broma, recibiendo a don Juan con un bebé chino en los brazos, hijo de una secretaria de la embajada china, nacido en la habitación contigua. El conde de Barcelona supo de inmediato que ese no era su hijo, pero, cuando vio al suyo, confesó posteriormente que, por un instante, casi habría preferido al bebé chino».

En eso coincidían marido y mujer, porque, tal y como explica Peñafiel, «a doña María de las Mercedes, a diferencia de otras mujeres recién paridas, no le pareció precisamente que su bebé fuera la criatura más bonita del mundo». Siempre decía, sonriendo, que «el pobre nació ochomesino y tenía los ojos saltones. Era feo, feo, ¡como un dolor! ¡Era horrible! Menos mal que enseguida se arregló».
 Resultado de imagen de fotos de cuando nacio juan carlos 1





Esta semana, y con motivo del 81º cumpleaños de Juan Carlos I, nuestro colaborador, Jaime Peñafiel, nos habla del curioso nacimiento de un rey ochomesino... y «feo, feo», que es como le definió su madre, María de las Mercedes, al verlo por primera vez.

Juan Carlos de Borbón nació, al igual que sus hermanas, en el exilio italiano de Roma un mes antes de lo previsto. Precisamente, a causa de este adelanto, su padre, Juan de Borbón, no estaba en casa, sino de cacería, cuando su esposa dio a luz.

Aquello dio lugar a una divertidísima anécdota. Y es que, según cuenta el escritor británico Paul Preston, «Alfonso XIII, que había llegado antes que su hijo a la clínica, le gastó una broma, recibiendo a don Juan con un bebé chino en los brazos, hijo de una secretaria de la embajada china, nacido en la habitación contigua. El conde de Barcelona supo de inmediato que ese no era su hijo, pero, cuando vio al suyo, confesó posteriormente que, por un instante, casi habría preferido al bebé chino».

En eso coincidían marido y mujer, porque, tal y como explica Peñafiel, «a doña María de las Mercedes, a diferencia de otras mujeres recién paridas, no le pareció precisamente que su bebé fuera la criatura más bonita del mundo». Siempre decía, sonriendo, que «el pobre nació ochomesino y tenía los ojos saltones. Era feo, feo, ¡como un dolor! ¡Era horrible! Menos mal que enseguida se arregló».


.
Imagen 1 de 1. 
Don Juan de Borbón, contemplando a su primer hijo varón, que nació mientras él estaba de caza.
Esta semana, y con motivo del 81º cumpleaños de Juan Carlos I, nuestro colaborador, Jaime Peñafiel, nos habla del curioso nacimiento de un rey ochomesino... y «feo, feo», que es como le definió su madre, María de las Mercedes, al verlo por primera vez.

Juan Carlos de Borbón nació, al igual que sus hermanas, en el exilio italiano de Roma un mes antes de lo previsto. Precisamente, a causa de este adelanto, su padre, Juan de Borbón, no estaba en casa, sino de cacería, cuando su esposa dio a luz.

Aquello dio lugar a una divertidísima anécdota. Y es que, según cuenta el escritor británico Paul Preston, «Alfonso XIII, que había llegado antes que su hijo a la clínica, le gastó una broma, recibiendo a don Juan con un bebé chino en los brazos, hijo de una secretaria de la embajada china, nacido en la habitación contigua. El conde de Barcelona supo de inmediato que ese no era su hijo, pero, cuando vio al suyo, confesó posteriormente que, por un instante, casi habría preferido al bebé chino».

En eso coincidían marido y mujer, porque, tal y como explica Peñafiel, «a doña María de las Mercedes, a diferencia de otras mujeres recién paridas, no le pareció precisamente que su bebé fuera la criatura más bonita del mundo». Siempre decía, sonriendo, que «el pobre nació ochomesino y tenía los ojos saltones. Era feo, feo, ¡como un dolor! ¡Era horrible! Menos mal que enseguida se arregló».


Gánale la batalla a la gripe

  • Conserva higiene óptima en el hogar.
  • Ventila diariamente las habitaciones.
  • Utiliza preferentemente estufas eléctricas o de gas.
  • No te expongas por tiempo prolongado al humo de braseros o estufas de petróleo.
  • Evita ambientes con humo de cigarro.
  • Tapa filtraciones del techo, paredes, puertas y ventanas.
  • Evita lugares cerrados transitados (supermercados, teatros u otros).
  • En las escuelas los niños deben salir al recreo y se debe aprovechar ese momento para ventilar las aulas.
  • Evita abrigo excesivo en lugares con calefacción.
  • Cúbrete adecuadamente al salir a la intemperie.
  • No quemar basura ni encender chimeneas.
  • Asiste a lugares de gran contaminación sólo en caso necesario.
  • Cubre la boca al toser o estornudar.
  • Elimina pañuelos desechables después de usarlos una vez.
  • Lávate las manos a menudo y cuidadosamente.
  • Procura higiene bucal y personal.
  • Mantén temperatura corporal adecuada, evitando enfriamientos.
  • No visites enfermos con resfriado, gripe o neumonía.
  • Si en el hogar hay un enfermo con gripe, lava bien sus manos después de entrar en contacto con él.
  • Limpia las superficies o juguetes contaminados por estornudos, tos o secreciones nasales.
  • Una última recomendación general: los agentes que ocasionan estas infecciones (virus) no mueren con antibióticos, de modo que el uso indiscriminado de estos medicamentos es contraproducente; empléalos sólo bajo indicación médica.
    Nuestro sistema inmunológico requiere funcionar de forma óptima para poder combatir todo tipo de enfermedades, especialmente las respiratorias; para ello es recomendable reforzarlo:
    • Mantén buena alimentación: es importante dotar al organismo de todos los nutrientes esenciales en equilibrio correcto. Consume todos los tipos y colores de frutas y verduras, granos integrales, proteínas magras, lácteos bajos en grasas y aceites saludables (como los vegetales).
    • ¡Duerme! Dormir suficiente ayuda a nuestro sistema inmunológico a combatir los virus.
    • Haz ejercicio. La actividad física moderada reduce la inflamación del cuerpo.
    2. Toma muchos líquidos (8 a 12 vasos diarios de agua, infusiones o jugo). La gripe suele causar deshidratación, por lo que se recomienda tomar un litro más del consumo diario normal. Además, te ayudará a que las secreciones fluyan mejor.

    3. Ningún fármaco puede curar la gripe, pero algunos pueden ayudar a que te sientas mejor, reduciendo los síntomas.
    Bajas temperaturas, contaminación y humedad influyen negativamente en la calidad de vida de las personas cuando su sistema inmunológico o de defensas se encuentra debilitado. Presentamos algunas medidas para hacer frente al invierno y evitar padecimientos.
    El frío no produce enfermedades, pero sí ocasiona una disminución de las defensas de nuestro cuerpo; en consecuencia, facilita la invasión de microorganismos dañinos que en otras circunstancias no sortearían barreras como los cilios nasales (filamentos encargados de expulsar el moco de los senos paranasales), que pierden movilidad con las bajas temperaturas y permiten a los agentes externos penetrar profundamente en vías respiratorias.
    De ahí que los padecimientos más comunes en invierno sean los que afectan a nariz, garganta y bronquios. A continuación presentamos los más comunes:
    • Resfriado. Enfermedad viral, generalmente leve, que se caracteriza por presentarse en vías respiratorias superiores (nariz y garganta). Dura de 2 a 5 días, y sus síntomas incluyen malestar general, congestión nasalestornudostos seca poco frecuente y a veces un poco de fiebre; en menores de un año puede ocasionar transtornos en alimentación y sueño. No se trata con antibióticos debido a que no actúan sobre los agentes invasores; sólo exige reposo, gran cantidad de líquido y para aminorar sus efectos se recomiendan analgésicos y antigripales.
    • Faringitis. Inflamación de la faringe (parte baja de la garganta) o amígdalas, provocada casi siempre por bacterias; inicia de manera brusca con decaimiento, dolor de cabeza, garganta y ganglios, fiebre, enrojecimiento e hinchazón de la garganta. Requiere reposo y consultar al médico para que administre antibiótico.
    • Otitis. Infección del oído medio y del conducto que lo comunica con la faringe o garganta, conocido como trompa de Eustaquio (puede afectar a uno o ambos oídos), y que es ocasionada por virus o bacterias. Provoca intensos dolores en la zona afectada y fiebre, y habitualmente es resultado de una complicación del resfriado común, por lo que se requiere de la asistencia del médico; en caso de supuración (salida de líquido o pus) no se debe tapar el conducto auditivo externo. No es contagiosa.
    • Laringitis. Infección de la laringe (parte alta de la garganta) generalmente por virus; provoca fiebre, agotamiento y diversos grados de obstrucción que se refleja en pérdida parcial o total del habla, tos seca o dificultad para respirar. Si los síntomas son leves se pueden atender en casa, pero al igual que los casos graves, que requieren hospitalización, necesita consulta médica.
    • Bronquitis. Enfermedad producida casi siempre por virus, caracterizada por la obstrucción de bronquios y bronquíolos, tos de intensidad variable, fiebre moderada, respiración agitada, ruido en el pecho y dificultad para tomar aire y alimentarse. Casi siempre se presenta en niños menores de dos años, y en pequeños de tres meses o menos puede ocasionar apnea (dejar de respirar). Se debe acudir al médico para definir la gravedad y tratamiento para evitar complicaciones.
    • Neumonía. Ocasionada por virus o bacterias, provoca inflamación en pulmones muy intensa; se trata con antibióticos que deben prescribirse a la brevedad por un profesional, pues puede haber complicación. Sus síntomas comunes son: tos, fiebre y dificultad respiratoria, pudiendo presentarse dolor abdominal, vómitos, escalofríos y flemas. En lactantes se manifiesta a través de malestar general, inapetencia y hundimiento debajo de las costillas.
    Las principales causas de estos padecimientos más comunes en invierno son la contaminación ambiental o al interior de hogar, escuela o trabajo; falta de ventilación en habitaciones, permanecer en lugares cerrados junto con personas enfermas y humedad debida a filtraciones, goteras u otros motivos.
    . Nuestro sistema inmunológico requiere funcionar de forma óptima para poder combatir todo tipo de enfermedades, especialmente las respiratorias; para ello es recomendable reforzarlo:
    • Mantén buena alimentación: es importante dotar al organismo de todos los nutrientes esenciales en equilibrio correcto. Consume todos los tipos y colores de frutas y verduras, granos integrales, proteínas magras, lácteos bajos en grasas y aceites saludables (como los vegetales).
    • ¡Duerme! Dormir suficiente ayuda a nuestro sistema inmunológico a combatir los virus.
    • Haz ejercicio. La actividad física moderada reduce la inflamación del cuerpo.
    2. Toma muchos líquidos (8 a 12 vasos diarios de agua, infusiones o jugo). La gripe suele causar deshidratación, por lo que se recomienda tomar un litro más del consumo diario normal. Además, te ayudará a que las secreciones fluyan mejor.
    3. Ningún fármaco puede curar la gripe, pero algunos pueden ayudar a que te sientas mejor, reduciendo los síntomas
    Resultado de imagen de fotos de personas enfermas de gripe
    Resultado de imagen de fotos de personas enfermas de gripe